Computación y literatura ¿otra revolución?